La importancia de vivir con un propósito

Por lo general, las personas no se cuestionan mucho sobre sus objetivos primordiales en la vida ya que viven encerrados en sus obligaciones y tareas diarias. Dicha situación los lleva a no siempre elegir cuáles son sus principales orientaciones en la vida, sino que se adaptan a las directrices que la vida misma les impone; sin embargo, darle un propósito a la vida es una de las labores más relevantes que un ser humano se debe proponer.
Un propósito de vida es el objetivo primordial que guía nuestras acciones diarias, se nutre de nuestra pasión, misión, vocación y profesión. El propósito de vida es una característica completamente subjetiva e individual y puede cambiar dependiendo del ciclo vital en el cual se encuentre la persona, es decir no es el mismo propósito de vida en la niñez que en la adultez de una persona.
El tener un propósito en la vida sirve para darle un significado a nuestra existencia. Constituye una razón fuerte sobre el por qué vinimos a este mundo y justifica todas nuestras motivaciones alrededor de lo que vamos a ir haciendo día a día. Vinculado con lo anterior, tener esa orientación primordial en la vida, nos brinda la posibilidad de vivir cargados de esperanza en relación con nuestro futuro.
Además, se ha demostrado que las personas que tienen un propósito claro en la vida obtienen más oportunidades de salir adelante y dejar atrás situaciones dolorosas y traumas de su pasado. Según especialistas, cuando una persona tiene un propósito claro en su vida se llena de sentimientos enérgicos y positivos que se canalizan para lograr ese objetivo lo que permite que se dejen de lado distracciones y, como mencionamos, situaciones que pueden afectar la salud emocional de las personas. 
Al respecto, vivir con un propósito nos induce a pensar con claridad y enfoque, factor que genera un gran beneficio para nosotros mismos y nuestro entorno. Tener un propósito claro ayuda a inspirar a las personas que se encuentran alrededor nuestro y nos hacen asociarnos con personas que sean congruentes con nuestro propósito, nos ayuda a relacionarnos con personas que estén en nuestro mismo modo de pensamiento.
Este artículo es una invitación a ponernos a reflexionar si contamos con un propósito que guíe nuestras acciones y que nos ayude a encontrar un motivo por el cual vivir más allá de solo haber sido dotados de existencia por nuestros padres. Como dijo Mark Twain “Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces, y el día en que descubres por qué”.

Add your comment or reply. Your email address will not be published. Required fields are marked *